28.4.17

Una lectura de recuerdos y un regalo en la Vasconcelos.

Mi mamá abrió el baúl de los recuerdos y encontró un libro que había leído en tercero de primaria: “Fray Perico y su borrico”. Un día de la semana pasada que nos fue a visitar, le regaló a mi hija el libro de Fray Perico; y desde ese momento todo ha sido un viaje en el tiempo.

Sofía sostiene el libro como una reliquia y es que sigue intacto, con el mismo forro y la etiqueta que dice mi nombre y grado de primaria. Veo a mi hija leyendo el libro que leí hace más de veinte años y me parece sorprendente, se ríe, pasa página por página, lo lee, lo disfruta, se apropia de la historia y me la comparte. Ya se me había olvidado las aventuras de Fray Perico quien le cuesta trabajo despertarse para los rezos de la madrugada y que junto con Fray Cucufate, trastornan la tranquila vida del convento. 


Sofía me pregunta sobre el libro como si lo hubiera leído ayer, descubro en sus preguntas una historia de la que no me acuerdo del todo, pero la voy recordando junto con mis anécdotas de la infancia. Mi hija pregunta sobre Fray Cucufate y yo le contestó cómo jugaba con mis amigas a la hora del recreo. Estoy reviviendo la historia de Fray Perico y la época en la que lo leí, vaya magia de las letras.

En este recordar desde la lectura, ayer nos pusimos a platicar mi hija y yo. Ella se acordaba cuando estaba en tercero (el año pasado) y yo también; mi tercero de primaria (...mejor no hacemos cuentas). Sofía me preguntó, “si pudieras regresar en el tiempo ¿a qué edad regresarías?” Sí definitivamente regresaría a las tardes en mi cuarto acostada en mi cama leyendo “Fray Perico y su borrico”, esperando a que mi mamá me llamara para cenar y disfrutar un chocolate caliente mientras me imaginaba lo que acababa de leer, con gusto regresaría a ese momento. Se lo cuento a Sofía, ella cautivada con la historia y me doy cuenta que mi pasado y mi presente se juntaron. Sigo siendo niña en el recuerdo del texto, sigo siendo niña en el recuerdo de mi infancia, sigo siendo niña en la plática con mi hija, donde las dos nos disfrutamos y encontramos como dos niñas ilusionadas fantaseando y riendo.

Les deseo un feliz Día del niño y la niña. Feliz día de la infancia. Felices recuerdos y vivencias en compañía de sus hijos e hijas.

Para festejar el 30 de abril iré con mi hija a la Biblioteca Vasconcelos, porque justo hablando de recuerdos y pláticas, la actividad que realizan me parece encantadora. Es un espacio, o más bien un regalo entre niños/as y adultos: diferentes profesionistas se sientan con el público infantil y les cuentan qué hacen, a qué se dedican y por qué les gusta lo que hacen. Niños y niñas experimentan ser bomberos, artistas, músicos, y muchas profesiones más.

Me encanta la idea porque creo que gran parte de lo que nos dedicamos en la vida, viene de una motivación de la infancia y este espacio que propone la Vasconcelos es un buen ejemplo de eso.

El “Día del niño en la Vasconcelos” es el 30 de abril de 10 a 18 hrs en la Planta baja y piso 1 de la Biblioteca Vasconcelos. Yo estaré platicando con niñas y niños a las 14hrs. ¡Ahí nos vemos!


21.4.17

La cultura maya sigue viva.



El Gran Museo del Mundo Maya nos encantó a mi hija y a mí. Desde que entramos nos emocionamos al ver huipiles y bordados de la zona maya. Lo que más me gustó fue el orden de la museografía. Empiezan en el presente y así vas pasando por el museo y el tiempo, hasta las pirámides y todo lo referente a los antiguos mayas, los ancestros.






Los mayas están vivos y se deja muy claro en el museo. Esto me recordó hace un mes, que mi hija estaba viendo en su escuela el tema del "México prehispánico". Justo le tocaba el tema de los mayas. Sofía parecía sorprendida porque su papá y yo hemos trabajado constantemente en comunidades mayas de Quintana Roo y ella nos acompaña. Mientras su papá está en el monte haciendo documentales, o yo en los poblados haciendo cursos para mujeres emprendedoras mayas, nuestra hija juega en contar caracoles en la selva o a sacar hilos de algodón en el telar de las amigas. Regresando al tema de la escuela, al escuchar en su clase de historia que hablaban de "los antiguos mayas", ella se sorprendió y me preguntó "¿que no los mayas siguen vivos?". Yo le contesté que sí. Siguen vivos, son ciudadanos/as de México y el mundo. Cada vez más activos desde las redes sociales para mantener la lengua y la cultura viva, en el aquí y en el ahora.


La experiencia del Gran Museo del Mundo Maya fue bastante agradable (a pesar que los proyectores ya están gastados y no se alcanza a ver de manera nítida los vídeos), la visita se vuelve interactiva y entretenida. La gente del museo es muy amable y explica bastante bien lo que hay en cada sala, se siente su orgullo por el museo.


Viajar a Mérida, tomar una champola en Paseo Montejo, disfrutar unos papadzules y buena música en la Plaza Grande del Centro Histórico, se antoja. Sería la mejor opción como pretexto para visitar el Museo; pero si el presupuesto no da, también se puede tener un primer encuentro por la página de internet: tiene un recorrido virtual bastante bueno y una sala interactiva con juegos didácticos para niños y niñas: https://www.granmuseodelmundomaya.com.mx/